Es un cultivo intensivo


Los cultivos intensivos buscan obtener a corto plazo altos niveles de productividad, pero utilizan métodos de producción muy agresivos que a medio y largo plazo resultan dañinos para el medio ambiente y empobrecen el terreno.

Para mejorar la productividad utilizan enormes extensiones de terreno que acondicionan sin respetar el equilibrio natural y donde practican monocultivos. Utilizan en exceso fertilizantes y plaguicidas químicos.

Las áreas tropicales y subtropicales son muy vulnerables a las pérdidas de rendimiento agrícola provocado por el cultivo intensivo. Aunque se utilicen métodos más agresivos,  a medio plazo el terreno se empobrece y obliga a deforestar para obtener nuevas áreas de cultivo.

Está demostrado que la rotación de cultivos y métodos de cultivo más integrados con el ecosistema a largo plazo consiguen mantener los niveles de productividad.