evita la destrucción de los bosques


Los cultivos gestionados de forma sostenible protegen los bosques evitando la tala ilegal y la destrucción de ecosistemas como consecuencias de malas prácticas agrícolas.

La destrucción de los bosques provoca emisiones de gases de efecto invernadero, erosión y pérdida de tierras fértiles.