Protege de la erosión y de la desertificación


Determinadas prácticas agrícolas o cultivos pueden ayudar a proteger de la erosión y de la desertificación terrenos vulnerables.

La erosión degrada terrenos áridos  o semiáridos, haciéndole perder mantos fértiles y dificultando su regeneración.